Passivhaus, un sistema de eficiencia energética para edificios

blog-img

Passivhaus, un sistema de eficiencia energética para edificios

5 nov. 2018 Strunor

Un edificio energéticamente eficiente es aquel que minimiza el uso de las energías convencionales (en particular la energía no renovable), a fin de ahorrar y hacer un uso racional de la misma. La eficiencia energética o rendimiento energético surge del cociente entre la energía útil o utilizada por un sistema y la energía total consumida.

En la medida que el consumo de energía por unidad de producto producido o de servicio prestado sea cada vez menor, aumenta la eficiencia energética. Tanto la tecnología disponible, como los hábitos responsables, hacen posible un menor consumo de energía, mejorando la competitividad de las empresas y la calidad de vida.

Entre las estrategias para alcanzar la eficiencia energética se encuentra el Passivhaus.

Passivhaus (del alemán casa pasiva) es un estándar para la construcción de viviendas originado en mayo de 1988 a partir de una conversación entre los profesores Bo Adamson de la Lund University (Suecia) y Wolfgang Feist del Institut für Wohnen und Umwelt (Instituto de Vivienda y Medio Ambiente​). El primer edificio construido con el estándar Passivhaus se localizó en Darmstadt, Alemania, en 1990.

El Passivhaus se basa en levantar construcciones que cuenten con gran aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del sol para una mejor climatización, reduciendo el consumo energético del orden del 70% (sobre las construcciones convencionales). Fue desarrollado a partir de numerosas investigaciones, con el financiamiento del estado Alemán de Hesse.

La casa Passivhaus tiene un consumo muy bajo de energía para calefacción y refrigeración. Comparado con la normativa vigente actual en Alemania, gasta aprox. un 80% menos de energía para su acondicionamiento térmico. En el caso de Passivhaus España, y ya que dicho país tiene un clima menos severo, se podría llegar a una mejora del 60% respecto al consumo estándar de un edificio nuevo, y se conseguiría así la mejor clasificación energética posible: clase A.

En Strunor hemos contribuido a crear el sistema Passivhaus de la Torre Bolueta, el edificio residencial más alto del mundo diseñado bajo el estándar de certificación para edificios energéticamente eficientes Passivhaus. Tiene 88 metros de altura y 28 plantas, superando el actual récord de una torre en Nueva York. Strunor realizó la envolvente exterior del edificio con una estanqueidad mayor que 0,6 volúmenes/h (medida con una presión de 50 Pascales).